Revista de Energia de Hoy

Destacados

Destacados (3)

Madrid, 27 de octubre de 2016
El pasado 21 de octubre tuvo lugar E ​ nergyTech Spain​, el único evento de startups e innovación del sector energético en España organizado​. Con un elevado número de inscripciones superaron altamente las expectativas de los organizadores, los cuales a la hora de definir este evento preveían una asistencia de 80 personas. Esto indica el alto grado de interés que el sector energético genera.

La primera parte de la agenda, tanto las charlas como la mesa redonda, se centró en analizar si la industria de la energía en España está preparada para los retos 2020 en materia de innovación, tecnologías o startups. Y las siguiente parte, se centró en el ciudadano como usuario exigente, productor o distribuidor de energía gracias a modelos de economía colaborativa o soluciones de energías renovables (coche eléctrico, placas
solares, internet of things, smart meters, etc.).

Como expuso en la bienvenida Javier González, Sales Ninja de Intelygenz, “en el 2020 se calcula que moverá 5,8 Trillones de dólares. Y, por su parte, las utilities generarán un mercado de más de 10 Billones de dólares.”. Dado que el 80% de los hogares deberá de tener contadores conectados a Internet, el impacto de la tecnología en todo el sector es y será determinante para lograr gestionar los datos, hacerlos más seguros y transparentes
para los usuarios y aprovechar el uso del móvil para generar experiencias de usuario que este sector están descuidando y tiene mucho por hacer.

En todas las charlas y mesas redondas quedó claro que el sector energético debe apostar por la innovación, dar soluciones tecnológicas que se centren en el ciudadano y escuchar a este mucho más. Según Ricardo Fernández, de Thinkeers, coorganizador del evento, y Destinia, ​"la energía ha dejado de ser una commodity. Ahora es una expresión de quién eres y de tus valores"​. Y para que exista tal innovación es necesario el compromiso de las
personas, según Frédéric Alluin, cofundador de Intelygenz y CEO de Nextinit, “la​s personas son las que hacen los cambios, no la tecnología". Esta idea apareció en otra de las mesas redondas, la centrada en el ciudadano, de la mano de Paula Renedo de BowPower, quien afirmó que "el avance de la tecnología es muy importante para la reducción de costes y de impacto​ social​."

Tras las 4 horas de charlas, debates y networking, fueron varias la conclusiones. La primera, señalada por el emprendedor Jorge Morales, que ​la regulación española es muy innovadora en el sentido de frenar la innovación. De hecho, tal y como afirmó Oriol Vila, CEO de HolaLuz, "es una vergüenza que Alemania tenga 10 veces más potencia fotovoltaica instalada que España". En este sentido, Sara Pizziato, de Greenpeace, abogó por un cambio de mentalidad. Tal y como hizo ver José María Sánchez, CEO de NaturEner USA y Canadá, en la mesa redonda donde se analizaba en mercado energético de EEUU, donde hay tantos mercados energéticos como estados.

Otra de las conclusiones a las que se llegaron es que la industria debe estar abierta a aceptar que las reglas del juego han cambiado y que el ciudadano quiere, además de más transparencia en sus facturas o gestión de su propio consumo, ser productor o compartir la energía. De hecho, como apuntó Mercedes Gutiérrez, encuestas de IKEA España desvelan que un 72% de sus consumidores tiene interés en producir energía. Sin embargo, lejos de
eso, la prohibición en España de la sharing economy nos cuesta más de 230 millones de euros a los ciudadanos, según Yuri Fernández de Uber. Algo se tendrá que hacer en este sector cuando, en palabras de Ricardo Fernández, “​el 23% de los millennials quiere ser un jugador más en el sector eléctrico”.

Es el momento pues que reguladores y principales agentes del sector energético consideren nuevas formas de economía, apuesten por una mayor innovación tecnológica y promuevan la aparición de startups que propongan soluciones originales a los consumidores de energía, los principales protagonistas del reto 2020. Según Cristina Aranda, directora de Marketing de Intelygenz, coorganizador de EnergyTech Spain, “el año que viene podremos
revisar los avances conseguidos en este sector e invitaremos a participar a más startups y agentes implicados. Se admiten sugerencias. Como hemos visto en este evento, necesitamos de la inteligencia colaborativa para ser más ágiles y dar con soluciones de mayor impacto social y tecnológico.”.

Más información: http://energytechspain.es/

El 27 de diciembre de 2013, la Asamblea General de la ONU decidió designar el 31 de octubre como el Día Mundial de las Ciudades, instando a los Estados, al sistema de las Naciones Unidas, en especial al programa ONU-Hábitat, a las organizaciones internacionales, a la sociedad civil y a todos los agentes a celebrarlo y a concienciaracerca de esta cuestión. La ONU, consciente de que el crecimiento de las ciudades provocará que en el año 2050 el 67% de la población mundial vivirá en la ciudad, propone un crecimiento sostenible de las mismas para evitar la proliferación de barrios marginales, mejorar el acceso a los servicios urbanos básicos, favorecer las políticas de viviendas inclusivas, generar posibilidades de empleo y crear unas condiciones de vidaseguras y saludables.

En las ciudades, la energía es uno de los factores principales para su desarrollo, ya que se requiere para el desarrollo de la industria, el transporte, la distribución de agua, la producción de alimentos, el comercio y para los edificios. Y se da la circunstancia de que la mayor parte de estas actividades suceden bien en las propias ciudades, bien a su alrededor. De hecho nuestras ciudades consumen cerca del 75% de la energía global primaria y emiten entre el 50-60% de los gases de efecto invernadero del mundo, cifra que alcanza el 80% si se incluyen las emisiones indirectas provocadas por los habitantes de las ciudades.

Los edificios son grandes consumidoresde energíaen todas las fases de su existencia, tanto en la fase de construcción como a lo largo de toda su vida útil. En Europa suponen alrededor del 40% de la demanda de energía primariay son los responsables del 36% de las emisiones de gases de efecto invernadero. Por tanto, es inviable pensar en ciudades sostenibles sin tener en cuenta el factor energético y el sector de los edificios. El programa HABITAT de la ONU ahonda en esta cuestión asegurando que los edificios tienen un potencial enorme de ahorro energético, proponiendo tener en cuenta conceptos de edificación verde y bajo consumo y principios de diseño pasivo, adoptando estrategias bioclimáticas y reduciendo la demanda energética para reducir la energía necesaria para calentar o refrigerar los edificios. Además, indica, los ahorros se pueden llevar a cabo integrando calefacción eficiente, aire acondicionado, insolación, alumbrado y el origen de fuentes de energía renovable.

En consonancia con todo esto surgió desde hace años el concepto de Smart City, o ciudad inteligente, como aquél en el que las nuevas tecnologías y la eficiencia aplicadas a todos los sectores pueden hacer mejorar la calidad de vidade los ciudadanos e impulsar un nuevo modelo de ciudad. La innovación social, la gestión inteligente de infraestructuras y servicios, la mejora de la movilidad urbana o la gestión de la eficiencia energética en sectores como la edificación son algunos de las áreas de trabajo que existen alrededor de lo que se define como ciudad inteligente. Pero se trata de un concepto que todavía genera dudas, en el sentido de que no está claro en qué momento una ciudad pasa a ser una ciudad inteligente, como se dedujo en el congreso ‘Smart City in Focus’, celebrado el pasado mes de septiembre en la ciudad china de Yinchuan, donde se dieron cita 105 países. En dicho congreso se puso el foco en el aspecto que debe ser considerado el centro de las ciudades sostenibles e inteligentes: los ciudadanos y las necesidades reales de estosen un nuevo modelo de ciudad. ¿Se benefician realmente de todo lo que entendemos que define a una ciudad inteligente? ¿Se hace partícipe al ciudadano en el diseño de una ciudad inteligente?

Se trata sin duda de reflexiones que deben hacerse y que, en el sector de la edificación, tienen también su aplicación. Los edificios pueden contar con las instalaciones y tecnologías más modernas, con sistemas domóticos o con un nivel de aislamiento térmico y una estanqueidad excelentes, pero serán finalmente los usuarios, los verdaderos protagonistas, los que habiten en esos edificios y los que deban aprovechar las ventajas que estos ofrecen porque si no, no estarán ofreciendo la mejora de la eficiencia y la calidad de vida para las que fueron diseñadas. Las ciudades sostenibles e inteligentes deberán estar habitadas por ciudadanos informados y concienciados y con este objetivo, centrados en los edificios, trabaja cada día la Fundación La Casa que Ahorra, que el próximo 31 de octubre se sumará al Día Mundial de las Ciudades.

Este mes de octubre la ciudad de Quito acoge la Tercera Conferencia de Naciones Unidas sobre Vivienda y Desarrollo Sostenible-Hábitat III, una cita internacional que se celebra cada 20 años en la que se dan cita gobiernos, entidades locales, sociedad civil, empresas e instituciones académicas, que tiene como objeto debatir sobre los desafíos de la urbanización a escala mundialy revisar las políticas que afectan al futuro de las ciudades, con el fin de generar una Nueva Agenda Urbana para el siglo XXI.

Rüsselsheim/Madrid. Opel ha sido un gran ganador en esta edición de los Premios AUTOBEST 2016 al resultar vencedor en dos categorías. El jurado, compuesto por expertos periodistas independientes de 31 países europeos, votó al Ampera-e como ECOBEST 2016. El revolucionario coche eléctrico con una autonomía excepcional superó una dura competencia al proporcionar “la respuesta correcta para la configuración del futuro de la movilidad eléctrica en Europa". Además, el jurado reconoció "la gestión del cambio en la marca Opel bajo la dirección del Dr. Karl-Thomas Neumann". El jurado confirmó que la filosofía de Opel de "arte escultural unida a la precisión alemana" se puede aplicar a los modelos y la empresa por igual. El resultado es que el Grupo de Opel ha sido nombrado COMPANYBEST 2016.

"Estamos muy orgullosos de recibir estos premios" ha declarado el presidente y consejero delegado del Grupo Opel,Dr. Karl-Thomas Neumann. "Demuestran que además de nuestros modelos, también nosotros como empresa y la marca pueden convencer y dar confianza a la gente. Hasta ahora, hemos crecido en 18 mercados este año - que sólo es posible si tenemos un buen equipo y los productos adecuados. El éxito de nuestro superventas, el Astra, y la tecnología innovadora del nuevo Opel Ampera-e son sólo dos ejemplos de nuestra amplia ofensiva de modelos”.

El Opel Ampera-e es un ejemplo de la capacidad de Opel para innovar. Está revolucionando la movilidad eléctrica. Con una autonomía de más de 500 kilómetros (en conducción puramente eléctrica basada en el ciclo NEDC, según datos provisionales), ofrece actualmente al menos 100 km más que su rival más cercano en su segmento. Además de proporcionar viajes largos relajados, el Ampera-e también puede ofrecer el ímpetu de un coche deportivo.La potencia del motor eléctrico equivale a 204 CV/150 KWpor lo que el arranque desde parado – por ejemplo, al salir de un semáforo – o la incorporación a una autovía, son dos de las maniobras favoritas del Opel Ampera-e. El coche eléctrico compacto de Opel acelera de 0 a 50 km/h en 3,2 segundos. Y como la batería de 60 kWh de capacidad se integra inteligentemente a lo largo de los bajos del coche, que también ofrece un amplio espacio para cinco pasajeros y un maletero con la capacidad de carga de un coche de cinco puertas de clase compacta. Por otra parte, el Ampera-e ofrece, por supuesto, la última tecnología Opel en conectividad digital, gracias a OnStar y sistemas multimedia para smartphone.

Opel continúa su éxito en los prestigiosos premios AUTOBEST. El pasado año, el jurado otorgó el premio de seguridad SAFETYBEST al sistema de iluminación matricial LED IntelliLux y previamente había declarado al Opel Corsa Mejor Compra de Coche en Europa 2015.