Revista de Energia de Hoy

Lunes, 17 Octubre 2016 09:05

Un compromiso integral con el medio ambiente

Valora este artículo
(0 votos)

Juan Francisco Ciriza, Director de Medio Ambiente de Mahou San Miguel

Juan Francisco CirizaVivimos en un mundo cambiante, que parece avanzar a un ritmo vertiginoso y donde la tecnología, la ciencia y la innovación permiten convertir en realidad aquello que hace unos años solo existía en la mente de unos pocos visionarios. Sin duda, ello nos ha permitido alcanzar un nivel de progreso extraordinario, ¿pero equilibrado?

La pregunta no es sencilla, no obstante, los retos que presenta la sociedad actual dan lugar a una única solución: si queremos que nuestro planeta progrese de una forma integral, debemos promover un nuevo concepto de desarrollo. Un desarrollo que no entienda el crecimiento como algo exclusivamente económico, sino que incorpore el factor social y el medioambiental como pilares fundamentales. Un desarrollo sostenible y a largo plazo. Un desarrollo pleno, que trabaje para solventar los desafíos globales desde las realidades locales. Un desarrollo por el que en Mahou San Miguel llevamos años trabajando. Nuestro modelo de negocio así lo demuestra, al integrar rentabilidad y conciencia medioambiental.

En nuestra responsabilidad como ciudadanos corporativos, somos una compañía sensible a las necesidades de nuestro planeta. Por ello, sabemos que nuestro futuro pasa por avanzar hacia una economía baja en carbono, ser cada vez más sostenibles, y donde la protección del entorno y la reducción de nuestro impacto en el mismo son valores enraizados en nuestro ADN. Pero no nos quedamos en la filosofía. Como sostenía el artista Brancusi, “las teorías son patrones sin valor, lo que cuenta es la acción”. Por ello, contamos con un Sistema de Gestión Ambiental que está certificado según las normas ISO 14001 y el Reglamento EMAS, y que nos permite identificar, evaluar y controlar los diversos aspectos ambientales en todas las fases de nuestro proceso productivo. Y por eso solo durante el pasado ejercicio invertimos más de 3,7 millones de euros en mejoras ambientales, una cifra que nos ha permitido conseguir importantes y constantes avances en lo que a la mejora de indicadores se refiere.

Gestión responsable de los recursos

Esta manera de pensar y de hacer ha permitido que, a pesar de haber aumentado nuestra producción en un 48% desde 2000, nuestro consumo de agua haya descendido un 39%, gracias a la optimización de equipos y procesos. Pero éste no ha sido el único beneficio ambiental conseguido, igualmente reseñable es el esfuerzo que hemos realizado para reducir en un 46% nuestro consumo energético. ¿Cómo lo hemos conseguido? Gracias a medidas como la implantada en 2012 en todos nuestros centros de producción y trabajo en España, en los que el 100% de la energía eléctrica consumida procede de fuentes renovables. O a la sustitución, en 2015, del alumbrado convencional por LED en nuestras instalaciones de Beteta (Cuenca), Córdoba, Granada, Jaén y Candelaria (Tenerife), finalizando el proceso iniciado dos años antes en el resto de nuestros centros de producción, lo que ha supuesto disminuciones en el consumo de electricidad que superan el 60%.

Pero sobre todo es la focalización en ser energéticamente eficientes lo que nos ha permitido alcanzar nuestra meta, tanto optimizando nuestro consumo energético, como invirtiendo en proyectos que nos permiten optimizar y reutilizar la energía de nuestros procesos. En este punto son de destacar la recuperación de los vahos de la cocción del mosto cervecero, así como del biogás producido en las depuradoras, para reutilizarlos en forma de calor en las calderas de nuestros centros de producción. Es una iniciativa compleja que persigue el objetivo de emplear cada vez menos recursos en la obtención de nuestros productos, y que ejemplifica a la perfección cómo aunar crecimiento y sostenibilidad. Como consecuencia, hemos evitado la emisión de 40.629 toneladas de CO2a la atmósfera, lo que supone una reducción del 46%, desde el 2000.

Por otro lado, y teniendo en cuenta el carácter de nuestro negocio, otro aspecto esencial en nuestra relación con el entorno se encuentra en la gestión que hacemos de nuestros residuos. Tan solo un dato para avalar nuestro compromiso: en la actualidad, reciclamos el 99,5% de los mismos. Por ejemplo, el bagazo sobrante en el proceso de elaboración de la cerveza se emplea más tarde para alimentación animal, cerrando de este modo el círculo. Pero queremos ir más allá, y nos hemos marcado el objetivo de que esta cifra alcance el 100% en 2020. Aunque con esfuerzo, tenemos la capacidad –y la responsabilidad- para ello.

Más allá de las cifras alcanzadas, y como ya he comentado, en Mahou San Miguel entendemos el cuidado del medio ambiente como una obligación ética que guía toda nuestra actividad. Una filosofía que se traslada incluso al modo en el que presentamos nuestros productos, gracias a una firme apuesta por el ecodiseño. Ello nos ha llevado a utilizar, anualmente, 2.013 toneladas menos de los materiales que empleamos para nuestros envases y embalajes.

Asimismo, el 45% de nuestros envases son reutilizables, mientras que el 100% de nuestras etiquetas de papel proceden de bosques certificados por Forest Stewardship Council (FSC). Son elecciones en ocasiones sencillas pero con un gran impacto en el entorno.

Un compromiso vivo en cada profesional

Esta forma de relacionarnos con el entorno no es algo meramente corporativo, sino

que está presente en cada uno de nuestros profesionales, que la siente como propia y la hace crecer. Así lo demuestra su implicación en las actividades de voluntariado medioambiental. Por ejemplo, el pasado marzo –y bajo un acuerdo estratégico a tres años vista que hemos establecido con la organización WWF- más de 50 voluntarios participaron en una actividad celebrada en la ribera del río Henares con la intención de mejorar la biodiversidad de la zona. Una sensibilidad que también tuvo su reflejo en las actividades que nuestros centros de producción acogieron con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente, en las que participaron más de 400 personas.

Y es que la colaboración es una de las claves para construir una sociedad 100% sostenible, algo que nos lleva también a implicarnos activamente con distintas iniciativas: The CEO Water Mandate de Naciones Unidas está enfocado a garantizar la sostenibilidad de los recursos hídricos, mientras que nuestra colaboración con la Red Española de Pacto Mundial de la ONU nos ha permitido poner en marcha el proyecto Avanzamos Juntos para extender la Responsabilidad Social a toda la cadena de suministro de la compañía.

Entendemos que la co-responsabilidad es la manera más eficaz de impulsar la sostenibilidad, por lo que trabajamos para difundir nuestro compromiso medioambiental a lo largo de la cadena de valor, junto con nuestros proveedores, colaboradores y clientes.

Un proverbio indio sostiene que la tierra no es una herencia de nuestros padres, sino un préstamo de nuestros hijos, una frase inspiradora que marca la hoja de ruta de nuestra compañía. Aunque vamos por la senda adecuada, queda camino por recorrer. Por eso, continuaremos trabajando para alcanzar nuestro objetivo de ser la compañía con la menor huella medioambiental del sector de Alimentación y Bebidas en 2020.

Medios