Revista de Energia de Hoy

Lunes, 17 Octubre 2016 10:13

Gestionar y pagar sólo por el consumo

Valora este artículo
(0 votos)

Por Ignacio Abati, Consejero Delegado de ista en España

Ignacio AbatiHace unos meses, la Directiva Europea de Eficiencia Energética 2012/27/UE, que regula la instalación de repartidores de costes y contadores de energía en Comunidades de Propietarios con calefacción central, ha sido transpuesta de forma parcial.

De momento, han sido transpuestos los artículos de la Directiva relacionados con Auditorías Energéticas (Art. 8), Promoción de la eficiencia energética (Art. 14) y Acreditación de proveedores de servicios energéticos (Art. 16-18), habiendo sido aplazados los artículos cuya aprobación afecta a los usuarios finales como la individualización de consumo de calefacción y agua caliente sanitaria (Art. 9 a 11), a la espera de que el Gobierno de España  -ya sea éste Gobierno o el que venga - complete su transposición.

Esta medida, de acuerdo con la citada Directiva, sería obligatoria a partir del 1 de enero de 2017 y se estima que un total de 1,7 millones de viviendas españolas con calefacción centralizada deberán dotarse de repartidores de costes y contadores de calefacción, un reto que requiere el compromiso de instituciones, instaladores, administradores de fincas y, desde luego, mucha información al público.

Otros países europeos cuentan con una larga tradición en este ámbito. En Alemania, Bélgica o Dinamarca, por ejemplo, se dispone de sistemas de reparto de costes de calefacción central en 30 millones de viviendas desde hace más de cien años, que eleva el número de dispositivos instalados a un total de 150 millones.  En España, la calefacción representa el 49,2% del consumo doméstico en energía, es decir, la mitad de la energía que gastan las familias españolas se emplea en calentar sus viviendas.

La transposición de esta Directiva representa por eso una oportunidad para la gestión eficiente del uso de calefacción, el ahorro de costes y la modificación de hábitos de consumo.
Los repartidores de costes de calefacción permiten ahorrar una media de 24,9% de consumo de calefacción en las viviendas de edificios con calefacción central, según concluye el “Estudio de la Implantación de Sistemas Repartidores de Coste de Calefacción en Edificios”, primer estudio presentado sobre la materia en España, realizado por la Universidad de Alcalá para ista.

Las conclusiones del informe indican que la medición individual de calefacción permitiría una reducción de 224€/año de ahorro por familia española media, además ayudaría a la lucha contra el cambio climático, ya que permitiría evitar un total de 2,4 millones de toneladas de CO2 al año. Cantidad que hoy dejamos escapar por las horas que no pasamos en casa, las habitaciones que no utilizamos, los días en los que no hace frio y que la calefacción sigue produciendo calor, más del necesario, sumando euros a un consumo gestionado de forma no racional e ineficiente. De este modo, cada vecino paga el consumo de calefacción y agua caliente en función de su consumo real medido, en vez de atendiendo a criterios menos rigurosos, como por ejemplo metros cuadrados de la vivienda o coeficiente de comunidad.

El mismo informe confirma, además, que entre las medidas orientadas a ahorrar energía en las instalaciones de calefacción centralizada, es precisamente el uso de repartidores de costes la más eficiente (20%-30%), seguida de la disminución de la temperatura ambiental de la vivienda en un 1ºC (5%-10%), el cambio de quemador (9%), la mejora de la envolvente del edificio (5%-8%) y el cambio de caldera (7%).

Además, con las condiciones actuales del mercado, existen ayudas e incentivos del IDAE y de algunas administraciones locales, como en el caso de la Comunidad de Madrid, que en los últimos meses han lanzado ayudas o planes ‘Renove’ de repartidores de costes de calefacción central y válvulas termostáticas, con los que ista colabora.

El sector, además, ha promovido iniciativas para garantizar la calidad de las instalaciones de reparto de costes de calefacción central, como es el caso del acuerdo alcanzado entre la Asociación Española de Repartidores de Costes de Calefacción (AERCCA), AENOR y el Centro de Ensayos, Innovación y Servicios (CEIS).

El coste medio por familia por instalar dispositivos de medición, válvulas termostáticas, e incluso el equilibrado de la instalación, junto con el servicio de liquidación de costes, se puede realizar por menos de 9,5 €/mes. Por tanto, no se requieren inversiones iniciales; las familias ahorran desde el primer día.

De este modo, la contabilización individual y los dispositivos de control de la calefacción son posiblemente la medida de eficiencia energética más rentable, con una muy baja inversión y que el cliente percibe de forma más positiva. Por tanto pensamos que la creación de un marco legal que incentive esta iniciativa es claramente beneficiosa para todos.

Así, el motor del ahorro energético no será un dispositivo de medición, ni un contador, ni la válvula con cabezal termostático, necesarios para poder regular el nivel de confort de las viviendas. Eso son sólo las herramientas. Lo que verdaderamente va a hacer que en España ahorremos es tan simple y tan barato como el cambio en el comportamiento de las familias, que serán las que desde sus hogares podrán decidir cómo y cuánto quieren gastar en energía. La contabilización individual supone, por tanto, una herramienta muy poderosa para garantizar la transparencia en la información. Los vecinos sabrán cuando, cuánto y cómo consumen su calefacción, y entonces, con las herramientas de control a su disposición, podrán gestionar su propio ahorro.
La medida permitirá, además, la reactivación de oficios y trabajos relacionados con la actividad de instalación y gestión de los repartidores individuales, que podría generar hasta 2.000 nuevos empleos en los próximos cinco años.

A través de la transposición completa de esta Directiva, España ahorraría en los próximos años nada menos que 1.100 millones de euros. Un ahorro que, debido al retraso en la transposición, se nos está negando a los españoles.

Medios